Provincia de la
Inmaculada
Concepción

Hermanos Menesianos
Argentina y Uruguay

“Poco importa donde se haga el bien con tal de que se haga; no debemos desear más que eso.”
(11.32)

Actividades especiales:

Asamblea Menesiana de Misión Compartida (Plöermel, Francia, 19 al 23 de agosto de 2008)

Artículo del Hermano Hervé Asse

Delegados: 42 Laicos y 32 Hermanos
Otros participantes: 12 Hermanos y 4 Laicos
Invitada el 19 de agosto: Hermana Bernadette Delizy
Invitado el 23 de agosto: Mons. Pierre D’ Ornellas, arzobispo de Rennes.

Han llegado de los cuatro rincones del mundo, ¡prontos para arriesgarse a la aventura! Listos para asumir el desafío de compartir la vida, más allá de las barreras del idioma y de las diferencias culturales…

Una vez que todo el mundo fue alojado en la Casa Madre, o en el Liceo agrícola de La Touche cerca de Plöermel, los primeros encuentros se fueron dando alrededor de la mesa, los “antiguos” en este tipo de reuniones se reencuentran, los “nuevos” se maravillaban ante tanta diversidad.

La primera “velada” será la ocasión para descubrirse más aún. Cada delegación – como en los juegos olímpicos – se presenta, con su bandera. Todos reciben medallas: de “oro” para los Laicos, y en “azul” para los Hermanos. Cada delegación presenta también su “contraseña” pedida a cada país, expresando la realidad de la Misión Compartida en cada parte de la Congregación. Con buen humor y en un ambiente cálido en la bella sala de Congreso La Mennais en el seno de la Casa Madre, gracias a los cantos en diversas lenguas ejecutados con brío, dejando un buen lugar para la improvisación, cada uno al fin de esta “première”, se retira a sus habitaciones, la cabeza y el corazón, llenos de paz y de confianza ante la semana por delante llena de promesas.

19-20 de agosto

Tres tiempos marcaron nuestras jornadas:

Tiempos de celebraciones y de oraciones:

Más silenciosa, la mañana para los tempraneros, más festiva para el tiempo de oración común antes de nuestras primeras asambleas del día, y sobre todo al fin de la jornada, como momento intenso, la eucaristía en la gran capilla de la Casa Madre.

Tiempos de formación

La primera jornada se vio enriquecida por el aporte de la Hermana Bernadette DELIZY, de la congregación de las Hermanas de Santa Clotilde. La Hermana Bernadette ha trabajado mucho la cuestión de la asociación de Laicos en las congregaciones. La claridad de su aporte, la riqueza de los testimonios, la ilustración de las experiencias de diversas congregaciones, han seducido a la asamblea, particularmente la puesta en relieve del rostro de Jesucristo en el centro de todas las “familias evangélicas, carismáticas” que muestran rostros nuevos en la Iglesia de hoy, por la asociación de “Laicos y Religiosos”. La formación se continuó en los talleres en torno a 3 temas:

Tiempos para compartir y de comunión

Vividos en los grupos de debate y en la asamblea, en base al documento-marco elaborado por el Consejo General. Tiempos para compartir y de comunión en las comidas, las veladas de la tarde donde cada sector de la congregación presentó las realidades de la misión compartida. Riquezas, diversidad…para todos fue una gran gracia ser testigos de la presencia y de la misión menesiana en los cuatro rincones del mundo.

21 de agosto

Peregrinación hacia nuestros orígenes: La Chesnaie en primer lugar….incluso aunque el sol no nos recibió…la Chesnaie es siempre un lugar en el que se puede adivinar lo que han podido vivir los dos hermanos Juan y Féli…Después la peregrinación prosiguió hacia Saint Malo, otro lugar fuente de la congregación. Eucaristía en la Catedral; almuerzo en el nuevo liceo Rimains; y el sol de nuestra parte, visita de lugares históricos…con un poco de turismo.

A la tarde, retorno hacia Plöermel, donde el Señor Michel Tanguy, nuevo encargado de la comunicación en la Congregación, aprovecha para sondear a la asamblea sobre la futura aparición de “La Mennais Magazine” que tomará el relevo de la Chronique, así como sobre el sitio internet de la Congregación (wwww.ficplm.org).

22-23 de agosto

Los dos últimos días bien completos por los trabajos en torno al proyecto marco de la Misión Compartida, y sobre el plan de formación para los Hermanos y Laicos.

Algunos momentos fuertes van a marcar estos últimos días:

En primer lugar, para en la Cruz de los Misioneros, sobre la ruta Vannes-Plöermel. Momento intenso de comunión con todos los Menesianos, Hermanos y Laicos comprometidos lejos en la misión “ad extra”. Momento igualmente importante para hacer memoria de las bellas páginas misioneras de la Congregación inauguradas por el mismo Fundador, desde 1837.

Esa misma tarde, la Asamblea se encontró en Auray, en la capilla del Padre Eterno, donde los primeros Hermanos recibieron su hábito, la divisa “Dios Solo”, y su primera Regla de Vida. Era importante también recordar en ese lugar, la estrecha colaboración, y la muy fuerte amistad entre Gabriel Deshayes y Juan María de la Mennais que conducirá al nacimiento de la Congregación en 1819. En la eucaristía, presidida por el Padre Adrien Collet, cura de Auray, Hermanos y Laicos se dieron mutuamente la comunión, significando así, sostén mutuo y profunda comunión entre menesianos. El fin de la jornada se terminó cenando en Santa Ana de Auray.

Sábado 23 de agosto, última jornada, fin de los trabajos. A la tarde, recibimos a Monseñor Pierre D’Ornellas, arzobispo de Rennes, Dol y Saint Malo. Nos recordó a la vez la importancia y la urgencia de la educación de la juventud, a hacer crecer en su ser… la importancia igualmente de tener educadores que hoy sean capaces de decir “Yo”, en verdad. Monseñor presidió la última eucaristía de nuestro encuentro, a la cual estuvieron invitados un cierto número de Hermanos y de Laicos de la Réseau Mennaisien francesa: una acción de gracias, como se debe… los corazones, las miradas, los gestos, las voces, la música…todo estaba al unísono para significar “qué dulce es para los Hermanos y los Laicos menesianos estar unidos”. Esta ambiente de fiesta prosiguió durante la última comida de fiesta, donde cada “color”, cada “cultura”, rivalizó `para hacer brillar ¡sus más bellas canciones!

Una última celebración marcará a los participantes; primero en el cementerio de la Comunidad de la Casa madre, después en procesión hacia la Capilla. En esa capilla, que ha visto tantas consagraciones religiosas, tantas partidas de Hermanos en misión, cada uno fue invitado personalmente y en conjunto, a prestarse mutuo apoyo y a comprometerse, en el seguimiento de Juan María de la Mennais y a su ejemplo, a ser imagen de Jesucristo en medio de los niños y de los jóvenes.

A la noche y a la mañana del 24, todos manifestaron la convicción de haber vivido un momento fuerte, una gracia inolvidable.

 

(Traducido de http://www.mennaisien.org/Evenements/Assemblee-Mission-Partagee/article.htm, autor Hermano Hervé Asse. En este vínculo se podrán encontrar más fotos)

 

Provincia de la Inmaculada Concepción - Hermanos de la Instrucción Cristiana - Menesianos en Argentina y Uruguay
| Contacto | Mapa del sitio | ¿Errores en esta página? |